¿Has Considerado Comprar Una Impresora Canon Reacondicionada?

Cuando es momento de comprar tu primera computadora, armar una oficina en tu hogar, o reemplazar tu vieja impresora de una vez por todas, sin dudas te encontrarás ante muchos interrogantes. Sabes que quieres una impresora Canon, pero una nueva es demasiado cara para el presupuesto del que dispones, y te preguntas si es una buena idea adquirir una que ha sido refaccionada.

Pero, ¿qué es exactamente una impresora refaccionada? ¿Es lo mismo que comprar un artículo usado? Si todavía funciona, ¿por qué se la ofrece a un precio más bajo? ¿Estarás comprando un problema? ¿Dónde puedes encontrar una? ¿Cuánto debes esperar tener que pagar? ¿Cuáles son los consejos a la hora de considerar una u otra?

Algunas impresoras refaccionadas han sido muy poco usadas, si en realidad lo fueron. Son devoluciones de clientes o pedidos cancelados. Si la política del productor es que éstas ya no se pueden ofrecer como nuevas, se las vende a algún comprador que este en búsqueda de alguna oferta. Algunas otras son modelos de exhibición o el resultado de un stock excedente.

Las impresoras que pueden haber sido un poco más usadas son aquellas devueltas después de un préstamo o arreglo de alquiler. Estos productos pueden haber sido necesitados para entrenamiento u otro tipo de usos a corto plazo. Las impresoras devueltas por algún daño estético por clientes meticulosos también entran dentro de esta categoría.

La falta de lectura del manual de acuerdo con las instrucciones de la empresa puede resultar en falta de satisfacción por parte del cliente, y una impresora devuelta cuando en realidad no hay nada que funcione mal en ella. En este caso, el vendedor o el productor simplemente sigue las instrucciones para restaurar a la impresora para su correcto funcionamiento y la pone a la venta como refaccionada.

Hay clientes que, movidos por el deseo de mantenerse a la vanguardia de la tecnología, reemplazan su equipamiento frecuentemente, incluso cuando el mismo funciona perfectamente. Las impresoras que vuelven al vendedor bajo estas condiciones son muchas veces ofrecidas como refaccionadas y vendidas nuevamente.

No hay ningún estándar de industria para la refacción de impresoras. Algunas compañías hacen poco más que limpiar y chequear el producto devuelto para luego ponerlo directamente en la vidriera para ser vendido como refaccionado. Estas impresoras podrían no responder bien ante condiciones desafiantes, o no tener la vida útil que se espera de ellas. Vendedores privados podrían ofrecer un equipo como refaccionado cuando en realidad nada han hecho para mejorar la condición del mismo. Pero compañías respetables, como Canon, hacen inspecciones meticulosas de las máquinas y reemplazan las partes gastadas o dañadas por nuevas y ofrecen garantía para su impresora, no importa qué tan antigua sea.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *